Octubre 2, 2019

10 tips para cuando la universidad esté apunto de enloquecerte.

Para nadie es un secreto que la vida universitaria está llena de estrés. Tú tienes que lidiar con tu vida personal, tu vida social y responder académicamente al tiempo. No solo le sucede a los estudiantes menos disciplinados, ¡le sucede a todos!. En este artículo te contaré 10 herramientas que puedes usar en los momentos en los que el estrés te carcome y no te deja avanzar. Aprenderás cómo manejar el estrés y salir bien librado de esas semanas de parciales tan abrumadoras.

1. Haz listas

La forma más fácil de mantenerse organizado en medio de tantas tareas pendientes es hacer listas. Escribe listas con tus tareas pendientes y específica el tiempo esperado que te gastarás haciendo cada tarea. Prioriza las tareas que tomarán la menor cantidad de tiempo, para que rápidamente tu mente siente una victoria temprana y te motive a continuar con las tareas más difícil. También puedes priorizar primero las tareas que más te interesen, sentirás el mismo efecto.

2. Fija metas

Suena obvio, pero más del 90% de las personas no fijan metas en su vida. Nuestra vida es como una empresa, si esta no tiene metas caminará sin rumbo fijo, así mismo pasa con nosotros. Es importante que fijes metas en todos los ámbitos de tu vida, a nivel personal, familiar, académico y social, por ejemplo puedes dedicar dos horas más de tiempo a compartir con tu familia y/o amigos; a nivel personal, podrías sacar tiempo durante la semana para hacer alguna actividad física; a nivel académico, subir el promedio en 0,5 o aprobar todas las materias. Las metas dependerán de tus intereses y aspiraciones.

3. Estudia con amigos

Existen amigos para cada tipo de actividades, durante la época universitaria conformar un grupo de amigos de estudio es esencial. No es necesario un grupo grande de cinco personas, un grupo de tres es perfecto. Si dos cabezas piensan mejor que una, imagínate tres. De ser posible, la idea es que cada persona en el grupo aporte un tipo de inteligencia distinta, por ejemplo alguien muy bueno con los números, alguien con los escritos y otro con exposiciones orales. Si quieres puedes crear metas grupales con premios por alcanzarla, por ejemplo, si pasan todos la materia sobresalientemente se van a comer a su restaurante favorito. Si no tienes amigos pilos, prueba con los tutores de MenttorHub de seguro te servirán.

4. Conoce los recursos de tu escuela

Hoy en día las matriculas de las universidades no son nada baratas, así que aprovecha el valor que estás pagando y aprovecha todos los recursos que te ofrece tu universidad. Algunas ofrecen servicios de asesoría académica para esos momentos de bajón en tus notas, o por otro lado servicios psicológicos para que puedas sobrellevar los problemas en tu casa, con tus amigos o con tu pareja. Recuerda, es mejor dejarlas salir, que reprimir tus emociones.

5. Usa recursos en línea

En Internet puedes encontrar información infinita en apenas unos segundos sobre cualquier tema que se te ocurra. Solucionarios de libros de texto, cursos gratuitos en línea, o canales de Youtube como el nuestro ClassRoom con videos explicativos para solucionar dudas al instante.

6. Haz un break

Seguro has escuchado decir, mucho de algo no es tan bueno. Todo extremo es vicioso. Simplemente, el hecho de que estudies horas y horas de corrido no traerá mejores resultados, por el contrario puede ser perjudicial para tu memoria y  aprendizaje. Yo te sugiero estudiar por intervalos de 45 minutos con descansos de 15 mins. Es útil que durante los 45 minutos te alejes de tu celular y te concentres al 100% con tu estudio y durante el descanso revises tus redes sociales y aproveches para tomar agua o alguna bebida caliente. ¿Qué tal un té chai?

7. Organiza tu estudio

Si hay algo verdaderamente estresante, es querer preparar un examen la noche o la mañana antes del mismo. Si en realidad quieres tener éxito en tu vida académica planifica tus tiempos de estudio. Lleva una agenda con las fechas importantes sobre exámenes y entregas y empieza a estudiar para cada examen con al menos una semana de anticipación. Mide el tiempo que te demoras preparando los exámenes más difíciles y los menos complejos, tal vez unas cuatro sesiones de dos horas sean suficientes para un examen de alta complejidad, pero quizá con dos sesiones puedas preparar uno de menor complejidad.

8. Intenta hacer ejercicio

Sí aún no haces ejercicio con frecuencia, no dudes en probarlo. Bastante con empezar con caminatas cortas de 15 minutos y luego irlas incrementando conforme te empiecen a gustar. A mi personalmente correr durante 20-30 minutos al día me ayuda a liberar el estrés de una forma que ni te imaginas. Además de que la liberación de endorfinas te ayudan a disminuir significativamente el estrés, es muy beneficioso para tu salud. Ya sabrás que durante la vida universitaria la alimentación no es precisamente saludable y un poco de ejercicio ayudará a compensar un poco los daños. Si quieres ser más eficiente con el cuidado de tu salud, una dieta balanceada será el paso a seguir.

9. Pedir ayuda

Deja el orgullo a un lado, nadie puede ser muy bueno en todas las materias, todos tenemos fortalezas y debilidades. Es importante que conozcas cuáles son esas y cuando veas que es preciso pedir ayuda no lo dudes y acude a tus profesores, amigos o tus papás también cuando veas que las cosas se están poniendo muy difíciles.

10. La vida continua

Perder un examen no es nada lindo, de hecho puede llegar a ser frustrante y desmotivador. Pero frente a esa situación hay dos caminos, tú eres el responsable de elegir; por un lado puedes echarte a llorar y lamentarte por no haber sido capaz de aprobar y por otro lado puedes revisar en dónde estuvo la falla y aprender para mejorar la próxima vez. Te aseguro que el segundo camino es un millón de veces mejor. Aprende a aceptar que eres humano y que cometes errores aunque no quieras cometerlos.

 

Espero que estas 10 herramientas te ayudan a liberar todo el estrés de tu vida universitaria y empieces a disfrutarte más la mejor epoca de la vida.